jueves, 25 de octubre de 2012

Actividad

Lee la siguiente noticia

Apretaron el pedal de la máquina y no paran de coser 

Corresponsalía Villa María. Sólo se escuchaba el traqueteo de las máquinas de coser, ubicadas una al lado de la otra. En el garaje de Graciela Reina no se pierde tiempo. Las mujeres apretaron el pedal de las máquinas y se lanzaron a transitar su primera experiencia juntas: un taller de costura que permita colaborar con la manutención de sus familias. Desde el barrio Las Playas, en Villa María, este grupo de madres sostén de hogar apostó a un microemprendimiento que pretende perfeccionarse en el corte y confección de prendas para empresas o casas comerciales. El primer desafío fue conseguir las máquinas de coser, que llegaron a través de gestiones de un concejal. Y lo lograron. “Cuando tuvimos las máquinas fue toda una alegría. Tenemos muchas ilusiones puestas en este trabajo. Sé que vamos a llegar porque es una manera de ayudar también a nuestros maridos”, contó Graciela. Después comenzó la búsqueda de un espacio para funcionar. Así fue que Reina amontonó las cosas que tenía guardadas en su garaje. Puso una mesa, reglas, tizas y telas para practicar con las máquinas. Enseguida empezó a formarse el grupo de costureras, quienes en su mayoría ya realizaba remiendos y pequeños arreglos para afuera. Con las máquinas industriales tuvieron que tomar clases especiales para perfeccionarse y con los pocos recursos que contaban, iniciaron la búsqueda de una costurera que les diera mayores indicaciones en este oficio. Y una vez más lo consiguieron. “Hacía en mi casa remiendos, cambios de cierre, y ahora desde que estamos juntas tengo mucha fe de que vamos a salir adelante. Que las mujeres que sepan coser, que vengan. Acá no perdemos el tiempo, sino que tenemos una oportunidad”, comentó Pura Molina, otra de las integrantes del taller, al que todavía no le pusieron nombre. Para poner el taller se juntaron tardes enteras para diseñar modelos, practicar cortes y preparar moldes hasta que llegó la noticia esperada: la venta de más 50 buzos para una empresa. “Cuando nos enteremos de que teníamos que hacer este trabajo, nos pusimos en las máquinas. Pensamos los modelos y lo tomamos con la responsabilidad de cualquier trabajo”, agrega Pura. Patricia Sánchez, otra de las costureras que se sumó al taller, dijo: “Cuando me invitaron a participar pensé que era una manera de ayudar a mi marido por los gastos de alquiler, luz y todo lo que se paga en una casa. Ya hacía ropa para afuera, pero esto es otro trabajo”. Este grupo de mujeres lleva más de un mes enhebrando agujas y desplegando moldes. La primera etapa está cumplida. Ahora espera que otras costureras se animen a conformar el equipo y que los clientes les renueven las esperanzas de apretar el pedal de las máquinas que las empuja hacia delante. 

Fuente: La Voz del Interior 20/05/2003

Una vez leído el articulo, contesta:
  1. ¿Qué es un microemprendimiento?
  2. ¿Cualquier persona es capaz de empreder?
  3. ¿Qué características poseen las mujeres de la noticia, que las llevo a crear su propio microemprendimiento?
  4. Elabora una lista de las principales características que debe tener un buen emprendedor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada